Black Sabbath (1970)

wave (1K)

Con los primeros acordes del tema "Black Sabbath" del album del mismo nombre de la banda del mismo nombre casi se puede considerar que nace el heavy metal tal y como lo conocemos.

Liderada por Ozzy Osbourne y Tony Iommi a la guitarra y dando una vuelta de tuerca al blues y al rock de los setenta, publicaron este disco mítico e imprescindible para cualquier amante del metal.

Tiene un sonido bastante denso y oscuro y unas letras firmadas por Ozzy y que hablan de ritos paganos, magia y artes oscuras.

Está grabado en un sólo día y prácticamente con toda la banda tocando en directo. La producción es mínima.

Incluye "Evil woman" que fue su primer single, aunque no de demasiado éxito y varios temas más también interesantes como "Behind the wall of sleep", "N.I.B." o "The wizard". En general corresponden a la primera parte del disco, la segunda parte se centra más en largos jams de blues con la guitarra hasta llegar a los más de 10 minutos de "Warning".

Prehistoria del heavy metal.

Imprescindible para quien le guste el heavy y muy interesante para el resto.

Track list
Producido por Rodger Bain

 

Paranoid (1970)

wave (1K)

El segundo de Black Sabbath, para mucha gente su mejor disco y sin duda el de mayor éxito comercial de su carrera.

Un album mítico en la historia del heavy metal, lleno de los geniales riffs de Tony Iommi y de un sonido oscuro y siniestro. Con letras inquietantes que tratan de temas lúgubres y macabros. Como decía Ozzy, en ese momento decidimos hacer música que diera miedo inspirándonos en las películas de terror que nos gustaban.

Incluye "War Pigs", "Paranoid" y "Iron Man", casi nada.

Un gran clásico del heavy metal, influyente como pocos.

Imprescindible.

Track list
Producido por Rodger Bain

 

Master of reality (1971)

wave (1K)

Los dos primeros discos de su discografía son brutales pero este tercero no le va a la zaga.

Un disco que puede que sea un poco breve, sobre todo teniendo en cuenta que incluye dos temas instrumentales, "Embryo" y "Orchid", que son más bien interludios entre el resto de canciones.

En todo caso los otros seis cortes son bestiales. "Sweet Leaf", "Children of the Grave" o "After Forever" suenan contundentes, densos, casi demoledores.

Resulta ser una novedad "Solitude", un tema tranquilo donde Ozzy canta de forma casi irreconocible comparado con lo grabado hasta ese momento y con Tony Iommi tocando el piano y la flauta.

Letras cristianas, satánicas y en general oscuras y siniestras, en fin, marca de la casa.

Cierra con "Into the void", una de mis favoritas.

Muy buen disco.

Track list
Producido por Rodger Baim

 

Vol.4 (1972)

wave (1K)

Por lo que cuentan el cuarto disco de los de Birmingham se grabó en unas condiciones no muy favorables, debido por un lado a las tensiones entre los miembros de la banda y por otro, a que el abuso en el consumo de drogas y alcohol empezaba a pasarles factura.

Lo que está claro es que no vas a encontrar rastro de todos estos problemas en la calidad de las canciones. Es un disco bestial.

En un nuevo paso en su evolución musical, me parece un disco menos oscuro que los anteriores a pesar de temas como "Cornucopia" (una famosa anécdota cuenta que durante su grabación estuvieron a punto de echar al batería Bill ward, que se negaba a repetirla por enésima vez).

Lo más parecido a un single que incluye es "Tomorrow's dream", que por cierto no funcionó comercialmente.

De lo más interesante del disco son los cortes que abren y cierran el disco, "Wheels of confusion/The straightener" y "Under de sun/Everyday comes and goes" donde sin perder su sonido heavy suenan de lo más setenteros, incluso por momentos parecen progresivos.

También llaman la atención "Changes", de una delicadeza y sensibilidad impensable hasta ese momento en un grupo como Black Sabbath, "FX" (¿experimentación o ida de olla?) y "Laguna sunrise", tema acústico e instrumental con un Tony Iommi magistral.

Hay por supuesto temas directos con riffs marca de la casa como "Supernaut", "St. Vitus dance" o la fantástica "Snowblind".

La portada es una foto monocromo de Ozzy en un concierto junto con el nombre del grupo y el título del disco. Por cierto, no hay evidentemente volúmenes anteriores al cuarto (aunque sea su cuarto disco) pero la otra alternativa planteada por los miembros era un nombre que se refería explícitamente a la cocaína y la discográfica con buen criterio comercial decidió dejar el título en un inocuo Vol.4.

Un disco bestial. Un clásico.

Track list
Producido por Patrick Meehan

 

Sabbath bloody sabbath (1973)

wave (1K)

El quinto disco de su discografía y probablemente su último gran trabajo. De hecho para mucha gente es su mejor álbum.

Personalmente no me parece mejor que los anteriores pero sí es cierto que tiene un sonido más brillante, con más matices y un abanico de sonidos e instrumentos más amplio, incorporando más arreglos de cuerda y más sintetizadores. Todo esto sin perder su sonido característico aunque suenan menos oscuros y menos densos.

En general los temas más nombrados por los fans son por ejemplo "Sabbath bloody sabbath" (con su mítico riff) o "Killing yourself to live", fantásticos ambos. Pero yo me decanto más por los cortes más progresivos como "A national acrobat" o "Spiral architect".

También incluye "Fluff", un delicado tema instrumental con Tony Iommi a la guitarra acústica. Algo que casi es tradición en los discos de Black Sabbath.

En todo caso no hay canción mala, un disco sin desperdicio.

Imprescindible.

Track list
Producido por Black Sabbath

 

Sabotage (1975)

wave (1K)

Sexto y último disco de época dorada. Tanto este como los anteriores desde su debut son un puñado de álbumes imprescindibles para entender no solo a Black Sabbath sino a todo el metal que vino en después. Su influencia se extiende hasta la actualidad.

Metal progresivo... me gusta el concepto. Canciones extensas con estructuras complejas que no se limitan a la sencillez del "estrofa-puente-estribillo", con cambios de ritmo, estilo y ánimo dentro de la misma canción.

También con un uso inteligente y siempre sin pasarse de los sintetizadores, los arreglos orquestales e incluso la utilización del London Philharmonic Choir en la pelín siniestra y oscura "Supertzar".

No hay que olvidar que estamos en 1975.

Abre con un tema de los más accesibles como "Hole in the sky" aunque el single y tema más pop e inmediato es "Am I Going Insane (Radio)" que sin embargo una vez escuchas el álbum varias veces y siendo una buena canción, palidece al lado del nivel del resto de cortes. Como curiosidad la coletilla "Radio" confundió a mucha gente que pensó que esta era una versión editada para la radio y que existía una más larga.

Sin embargo la espina dorsal del disco la forman los cuatro temas "largos". Empezando por "Sympton of the universe" con un comienzo que fue la semilla del trash metal hasta la fantástica parte final resultado de una improvisación en el estudio y que acabaron incluyendo aquí.

A continuación se escucha "Megalomania" que no parece durar los más de 9 minutos que dura, "Thrill of it all" con un riff marca de la casa y sobre todo destaca "The Writ" con letra firmada por Ozzy donde puede liberar toda su rabia contra el manager que se quedaba con su dinero y contra la discográfica (de este sentimiento surgió también el título del disco).

Un disco breve, con 8 cortes (7 si no contamos la breve instrumental "Don't Start (Too Late)" u 8 si contamos el brevísimo y bajísimo epílogo) que mejora increíblemente con cada escucha.

La crítica destaca en general el trabajo vocal de Ozzy, destaca frente a otros discos, pero el que está genial una vez más es Tony Iommi, demostrando su talento no solo con la guitarra sino a nivel compositivo y en la creación de estructuras, texturas y ambientes. De todas formas todas las composiciones están firmadas por los cuatro.

Por último destacar que la portada puede que sea una de las más feas de su discografía a pesar de que la idea de los espejos tiene su punto. De todas formas cuentan que la sesión fotográfica fue bastante improvisada y totalmente caótica.

Un muy buen disco que requiere de varias escuchas, que para algunos es el más flojo de esta fantástica época y para otros es su disco más infravalorado.

Track list
Producido por Mike Butcher

 

Technical (1976)

wave (1K)

Aunque suene a frase de perogrullo yo creo que los fans de Black Sabbath me van a entender cuando digo que este séptimo disco de su discografía queda fuera de sus míticos primeros cinco álbumes. Lo cual no quiere decir que no sea un buen disco y que tenga suficientes alicientes para que merezca sin duda la pena escucharlo.

Por lo pronto es un disco muy variado y que les hace estar cada vez más lejos del sonido siniestro y lúgubre de sus inicios. Esto a pesar de que sigue habiendo dosis de guitarras espesas y densas como por ejemplo en "You won't change me" o "All moving parts".

De todas formas esto tampoco es una gran sorpresa porque no deja de ser el resultado de una evolución que se puede apreciar a lo largo de sus discos anteriores, donde ya habían utilizado sintetizadores y arreglos orquestales como en este caso los de "She's gone".

El disco está producido por Tommy Iommi y es cierto que quizás el rechazo de la banda a incluir a alguien "extraño" en el proceso de producción fue una desventaja visto el resultado.

Incluye otras buenas canciones como "Gipsy" o "Dirty women", pero la sorpresa del disco es "It's alright", compuesta y cantada por batería Bill Ward. Pero más sorpresa todavía fue que fuera elegida como single quizás en un intento (entre desesperado y erróneo) de llegar a las listas de éxito y no convertirse en una banda del pasado. Otro ejemplo de esto es "Rock'n'roll doctor" Los tiempos estaban cambiando en el negocio musical y era renovarse o morir y esto tiene un precio.

Fea portada y feo título para un buen disco que muestra a Black Sabbath en una encrucijada en su carrera, que quizás intenta probar demasiados caminos musicales diferentes y que fue el comienzo del fin para Ozzy Osbourne en Black Sabbath.

Track list
Producido por Tony Iommi