everythingmustgo - Mi musica

Vaya al Contenido
1. "Elvis Impersonator: Blackpool Pier"
3. "Kevin Carter"
4. "Enola/Alone"
5. "Everything Must Go"
6. "Small Black Flowers That Grow in the Sky"
7. "The Girl Who Wanted to Be God"
8. "Removables"
9. "Australia"
10. "Interiors (Song for Willem de Kooning)"
11. "Further Away"
12. "No Surface All Feeling"

Producido por Mike Hedges
Otro muy buen disco a cargo de los galeses.
Y con más mérito aún si valoramos las circunstancias que rodeaban al grupo en ese momento. Por todo el mundo es conocida la historia de la desaparición de Richey Edwards, guitarra y letrista de la banda, en febrero de 1995. Encontraron su coche abandonado en un acantilado pero él nunca apareció, y siendo públicos los problemas mentales por los que pasaba la deducción parece tristemente lógica.
Eligiendo una portada con las fotos de James Dean Bradfield, Sean Moore y Nicky Wire parecen haber querido esconder muy a la vista el mensaje "Richey ya no está".
Esta situación tan dramática supongo que contribuyó a un cambio de dirección en el devenir musical de los Manic Street Preachers.
Por un lado la tarea de las letras a partir de ese momento la asume Nicky Wire, aunque también utilizan algunas que Richey había dejado ya escritas. Hay que entender que su estado psicológico marcaba claramente la temática y el contenido de lo que escribía (era un tipo realmente atormentado), lo que por extensión determinaba la música en general del grupo, cargándola de angustia y furia. Esto por tanto supone un cambio realmente sustancial sin que suponga que dichas letras bajen en calidad. Simplemente son diferentes.
De forma que como consecuencia, la música se vuelve más optimista, luminosa y brillante, abandonan el sonido más crudo y punk y toman protagonismo de forma clara los arreglos orquestales a cargo de Martin Green.
Además el disco funcionó de forma espectacular comercialmente con varios singles "A design for life", "Kevin Carter", "Everything must go", "Australia" y "Further away". La mayor ligereza y accesibilidad de las canciones en relación con su trabajo anterior favorecía esta circunstancia.
Esos son los singles pero el resto de cortes son igualmente buenos como "The girl who wanted to be God" o "Interiors". Lo cierto es que son una gente que cuida las canciones y trabaja en los álbumes realmente a fondo. Para ellos no existe el relleno. Igual de elaborados están los sencillos que el corte que cierra el álbum, "No surface, all feelings".
En resumen, cambio forzado de dirección, manteniendo la calidad y el saber hacer, y que incluso les dio a conocer a un público más amplio.
Regreso al contenido