Cold fact (1970)

wave (1K)

El primer disco de los dos que llegó a publicar Sixto Rodriguez antes de desaparecer del mapa. Un caso curioso, aunque seguro que no único, de como funciona la industria musical y las discográficas.

Incluye fantásticas canciones como "Sugar Man", "Crucify Your Mind", "Forget It" o "I wonder" entre otras.

En cuanto a su historia, no tiene sentido que yo la cuente habiendo un documental espectacular sobre ella como es "Searching for Sugar Man".

A veces se parece a Dylan, a veces a James Taylor pero a la vez tiene una personalidad propia. Folk rock de los setenta con buenas letras.

Buen disco.

Track list
Producido por Mike Theodore y Dennis Coffey

 

Coming from reality (1971)

wave (1K)

El segundo y último disco del protagonista de una las historias más curiosas de la historia del rock. El tercer proyecto se quedó sin terminar, se pueden escuchar los temas que ya había grabados en la banda sonora del documental "Searching for sugarman".

El mismo sonido, la misma idea y las mismas letras aunque con el cambio de productor el sonido es ligeramente diferente.

En todo caso, un puñado de fantásticas canciones como "A most disgusting song", "I think of you", "Sandrevan lullaby/Lifestyles" o "Cause" por nombrar alguna.

Como ocurrió con su álbum de debut, de nuevo incomprensiblemente el disco no funcionó comercialmente y Sussex Records rescindió su contrato dos semanas antes de Navidad (si conoces la historia ya sabes a que me refiero).

Y aquí terminó la carrera musical de Sixto Rodriguez, salvo en Sudáfrica, claro.

La historia continuaría treinta años más tarde.

Muy buen disco.

Track list
Producido por Steve Rowland

 

Searchin for Sugar Man (2012)

wave (1K)

“Searching for Sugar Man” es la banda sonora del documental homónimo ganador del Oscar al mejor documental del año 2012. Recoge lo mejor de las grabaciones incluidas en los dos discos publicados por Rodriguez en 1970 y 1971 titulados “Cold fact” y “Coming from reallity” respectivamente, así como tres outtakes del último disco destinadas a un tercer álbum que nunca se llegó a completar, al despedir Sussex Records, la discográfica con quien tenía contrato y con una absoluta falta de criterio, (como se ha acabado desmostrando) a Sixto Rodriguez.

La mejor forma de descubrir este disco, es disfrutar previamente con el documental, que desgrana como un artista, Rodriguez, tras grabar únicamente dos discos y no contar con ningún soporte promocional por parte de la compañía y en consecuencia unas ventas ínfimas, desaparece del mapa. Nunca más se supo de él.

Curiosamente, una copia del primer LP llega a la Sudáfrica del Aparheid, por entonces aislada del mundo, y empieza a ganar adeptos, primero desde el movimiento underground, hasta llegar a convertirse en un superventas y la banda sonora de una generación. Cómo se acaba forjando el fenómeno Rodriguez en el país africano, así cómo la búsqueda por descubrir qué fue de este artista maldito por parte de dos auténticos aficionados a la música (sí, de esos que se compran discos y están ansiosos por descubrir cosas nuevas), es lo que ofrece la película.

A medida que avanza el film y se van escuchando las canciones, uno no deja de preguntarse cómo fue posible que este artista pasara desapercibido. La influencia del primer Dylan es evidente, pero hay mucho más. Unas letras con más profundidad de la que aparentan, un cantante excepcional, no por técnica vocal, sino por lo que transmite. Las canciones son pequeñas, pero llegan hasta el tuétano. Si otros como Nick Drake, Jim Croce o incluso el plasta de James Taylor, encontraron acomodo y éxito (aunque fuera minoritario) también a comienzos de los 70 con su pop acústico dentro de la línea cantautor, la falta de visión de Sussex por no apostar por Rodriguez y el desánimo del propio artista por no seguir intentándolo, es lo único que parece justificar que estas maravillosas canciones cayeran no ya en el olvido, sino que nunca fueran descubiertas.

Este documental y la banda sonora con las canciones que forman parte él, vienen a hacer justicia, aunque sea 40 años más tarde, a un músico con auténtico talento, aunque le deja a uno pensando, que más hubiera podido salir de la guitarra de Rodriguez de haber tenido continuidad su carrera discográfica.

Simplemente imprescindible.

(Pedro Jiménez Blanco)

Track list