It's five o'clock somewhere (1995)

wave (1K)

El disco de debut de Slash Snakepit, o lo que es lo mismo, uno de los combos que Slash ha montado tras la disolución de Guns 'n' Roses para poder dar salida a su talento como guitarrista.

A nadie se le escapa que Slash es sin duda uno de los guitar heros de referencia de finales del siglo XX, pero también todo el mundo había advertido que como compositor es bastante limitado. Aparece en los créditos como compositor de todos los cortes pero siempre con la colaboración de otro miembro de la banda y sólo en un caso como único firmante del tema. Por otra parte, esto no es un caso único en la historia del rock, de hecho es bastante frecuente encontrar a un gran guitarrista que se rodea de gente que les complemente porque en lo relativo a la composición son, digamos, perezosos o menos talentosos. Lo mismo ocurre cuando buscan a un vocalista reconociendo sus limitaciones a la hora de cantar. Podría dar algún nombre que me viene a la cabeza pero me los ahorraré para evitar polémicas.

Con lo cual nos encontramos con un disco con unas guitarras fantásticas pero que flojea en la calidad de las canciones. La respuesta a si con esto es suficiente para sostener un álbum es afirmativa, pero aunque el disco es muy entretenido, reconozcámoslo, no contiene ninguna canción realmente memorable.

Eso sí, si te gustan las guitarras, son las protagonistas casi en todo momento (habrás observado la ausencia de teclados o de cualquier otro instrumento u orquestación) y Slash está en este disco realmente brillante. Impresiona su dominio del instrumento y de todos los registros del rock duro.

Además el resto de la banda son gente curtida y más que solvente como el vocalista Eric Dover (Alice Cooper y Jellyfish), Gilby Clarke (guitarra rítmica de Guns 'n' Roses), Mike Inez (bajista con Ozzy y Alice in chais) y Matt Sorum ( batería de Guns 'n' Roses y The cult).

Sin duda un disco que permite disfrutar de un gran guitarrista, pero no esperes que se salga de los cánones en ningún momento. Cánones del heavy de los noventa que por otra parte Slash fue uno de los que definió con su trabajo en Guns 'n' Roses.

Track list
Producido por Mike Clink y Slash

 

Slash (2010)

wave (1K)

El primer disco del guitarrista de Guns 'n' Roses firmado con su nombre exclusivamente (sin banda) es todo menos un trabajo en solitario. Casi parece más un tributo no se sabe muy bién a quién (quizás al rock quizás a la guitarra).

Pero lo primero que me llama la atención es que a pesar de ser ya más que conocido como un fantástico guitarrista como miembro de Guns 'n' Roses, en este disco brilla mucho más de lo que lo hacía en sus trabajos con Axl Rose y compañía. A mí por lo menos me ha sorprendido y me ha dejado claro que es un guitarrista espectacular (mejor de lo que ya pensaba que era). Y no me refiero al típico guitar hero que muestra su virtuosismo subiendo y bajando de forma acelerada por el mástil sino que es capaz de adaptarse al tipo de música que requiere cada intérprete, mostrando una riqueza de sonidos y matices que parece no tener fin (por cierto las guitarras sí son cosa suya exclusivamente).

Porque esa es la otra clave del disco. Para grabarlo, Slash (que tiene pinta de ser el tipo que se lleva bien con todo el mundo) se rodea de unos amigos que se dedican a esto de cantar y les invita a poner su voz a cada uno de los cortes del disco.

Lo que pasa es que el grupo de "amigos" de Slash incluye algunos de los más grandes cantantes de la historia del rock duro. Mejor echa un vistazo a la lista de canciones y junto a cada una verás quién es el interprete.

A partir de ahí esto es una cuestión de gustos. Todos tenemos nuestros artistas favoritos, nuestros duetos soñados y por otra parte hay combinaciones que "casan" más que otras.

Personalmente me gustan mucho "Ghost", "Crucify the dead", "Back from Cali", "By the sword", "Doctor Alibi" o "Starlight".

Como sorpresa agradable destacaría "Gotten", "Watch this" el único instrumental con Dave Grohl y Duff McKagan y "Saint is a sinner too" con el para mí desconocido Rocco DeLuca.

En general hay un acierto alto a la hora de elegir canción y voz por lo que resulta de lo más entretenido.

Los bonus tracks son un poco más decepcionantes, tanto por el tema en el participa Alice Cooper "Baby can't drive" como por la versión medio rock medio hip hop de "Paradise city" (no está mal pero tampoco aporta nada especial). Lo del artista japonés se justifica porque era un extra para la edición del álbum que se publicó en Japón.

Por cierto es de valorar que todos los temas sean originales (no hay ni una versión) y además todos están compuestos expresamente para el disco por Slash y el invitado en cuestión.

En resumen, no estoy seguro de cuanto aporta este disco a su discografía como artista en solitario pero la diversión está garantizada.

Sólo por esto ya es recomendable.

Track list
Producido por Eric Valentine y Big Chris Flores